Header Ads

Otro caso de abuso de autoridad: un chico fue detenido en la Comisaría 25

Diario Huarpe
DETIENEN A JOVEN EN RAWSON ILEGALMENTE

En el departamento de Rawson sucede algo insólito: la presencia de la policía genera más miedo que seguridad. Los chicos temen que la policía se los lleve detenidos. No sería la primera vez, el último caso fue el de Brian, de 16 años, que la semana pasada fue trasladado a la Seccional 25 por falta de documentación. Allí lo hicieron desvestirse y lo dejaron incomunicado. A su mamá le avisó un vecino y cuando llegó a la Comisaría no la dejaron ver a su hijo, a pesar de que les explicó que a Brian le dan convulsiones. DIARIO HUARPE habló en exclusiva con ellos.

“Estaba esperando el colectivo para irme a la escuela, vino un policía, me pidió la documentación y le dije que se me había perdido. Ahí pidió el móvil para llevarme a la Comisaría”, relata Brian. Una vez en la Seccional 25, “me dice´sacate la ropa`. Me saqué el pantalón, las zapatillas, la remera, pero después me pidió que me sacara el bóxer. Eso no me lo iba a sacar”, dice Brian. Después lo metieron en un calabozo junto a un hombre mayor de edad y otros menores. Fue ese hombre el que le pedía a los policías que dejaran salir a Brian, que estaba llorando.

Brian no pudo llamar a su familia. Fue un vecino el que vio la situación y se comunicó con la mamá que inmediatamente acudió a la Comisaría de la mano de un abogado. Con bronca, su mamá Vanesa relata su parte de la historia: “a él lo detienen a las 8 de la mañana, mi vecino me avisa a las 9. Cuando llego no me dejan verlo. Yo les aclaré que a mi hijo le dan convulsiones de los nervios y que si al niño le llegaba a dar una crisis, ellos se hacían cargo”. Vanesa sigue angustiada y con razón. “Le han hecho muchas cosas que no deberían: meterlo con un hombre grande… ponele que hubiera estado un violador”, dice.

Pero al drama se le suma un dato curioso. “Cuando me lo quieren entregar cerca de las 11 de la mañana, en el papel ponen que el niño había estado haciendo disturbios en la vía pública cuando nada que ver”, explica Vanesa.

Al día siguiente, otro policía vuelve a pedirle la documentación a Brian. Cuando vio el nombre le dijo “Vos sos el canchero que trajo el abogado”.

El hecho se hizo público por un mensaje que comenzó a circular la Biblioteca Popular Alfonsina Storni de Rawson, a la que asiste Brian. Allí los chicos de la comunidad van a talleres gratuitos de coro, plástica, ajedrez o simplemente a hacer los deberes. Por eso se genera el clima perfecto para que cuenten sus problemas. Porque Brian no fue el primer caso, desde la biblioteca quisieron denunciar la situación. “Tenemos que decir cómo está trabajando la seccional 25. Se han sumado los casos hasta que dijimos BASTA. Esto ya se está poniendo pesado. Tenemos que velar por la seguridad de los niños que están acá”, asegura Mariela Rodríguez, auxiliar de la Biblioteca.