Header Ads

Investigan la desaparición de 9.000 dosis de un psicofármaco de Salud Pública

DIARIO DE CUYO
Como si no fuese poco con el escándalo por el supuesto hurto de instrumental quirúrgico del Hospital Rawson, ahora investigan la sustracción o la extraña desaparición de 9.000 dosis de un psicofármaco del depósito de Farmacia de Salud Pública. El valor del medicamento que se perdió ronda los más de 110.000 pesos, dijeron fuentes del caso.
Esos medicamentos, valuados en más de 110.000 pesos, supuestamente ingresaron en febrero último y estaban en depósito. Ahora descubrieron que no están.


Como en el caso del hospital, aquí también están bajo sospecha los directivos y los empleados de la misma repartición que tiene versiones contradictorias sobre qué pasó con esos lotes de psicofármacos que se esfumaron. La denuncia fue radicada la semana pasada por Flavia Mera, jefa del Departamento de Abastacimiento de Salud Pública, cuyo depósito funciona en calle Lavalle, Capital.

Fuentes judiciales y gubernamentales revelaron que, a través de una licitación, una droguería proveyó en febrero último 10.000 dosis de Diazepan (un sedante, ansiolítico y anticonvulsionante que se entrega bajo receta archivada) a ese depósito provincial para completar el stock. Ese medicamento posteriomente es distribuido en hospitales y puestos de salud.

En estos últimos meses, llegada la hora de hacer uso de esos lotes, saltó la novedad que las 10.000 dosis no estaban y sólo habían 1.000. Luego hicieron un exhaustivo inventario y confirmaron el faltante. La extraño es que nadie sabe qué pasó con esos psicofármacos. La denuncia ya se radicó en Defraudaciones y Estafas y tomó intervención el juez Pablo Flores.

En los próximos días podrían empezar a desfilar por la Policía los directivos, los empleados de esa área y hasta personal de la droguería. Existen versiones cruzadas. Hay empleados que habrían dejado constancia que esos medicamentos estaban en el depósito y otros afirman que nunca ingresaron. Ahora todos están bajo sospecha y pueden terminar presos.